EL FALLO, ESTE SALIO A FAVOR DEL DENUNCIANTE…

VERGUENZA

AUTORIDADES DE LA AUF

INTEGRACIÓN DEL CONGRESO DE LA AUF

El Congreso está integrado por los Miembros de la AUF a través de sus Delegados Titulares, en la forma que se establecerá a continuación, con derecho a un total de 76 votos

VARIOS HINCHAS DE PEÑAROL , VIRALIZARON POR LAS REDES, JUNTARSE EN LA PUERTA DE LA AUF PARA REPUDIAR EL FALLO Y LA ACTUACIÒN DEL ARBITRAJE…

LAS IMAGENES HABLAN POR SI SOLA

SON VARIAS HOJAS QUE SACÒ EL TRIBUNAL, SE LA ESTAMOS PASANDO A NUESTRO LECTORES

COMISIÓN DE APELACIÓN
Montevideo, 25 de noviembre de 202L.
VISTOS:
Para el dictado de sentencia definitiva de segunda instancia en los autos
caratulados: “Club Nacional de Football c/ Cerro Largo Fútbol Club – reclamo de puntos
(Exp. 13/2021)”, venidos a conocimiento de la Sala en mérito al recurso de apelación
interpuesto por la parte actora contra la sentencia definitiva de fecha 19 de octubre de
2021 (fs.393l4OL vto), dictada por la Cámara de Resolución de Disputas (en adelante
también como CRD).
RESULTANDO:
l. Por el referido pronunciamiento se resolvió desestimar la demanda instaurada
por parte del Club Nacional de Football (en adelante también como CNdeF) contra el
Cerro Largo Fútbol Club (en adelante también como CLFC).
ll. Contra el mismo se alza la accionante, en los términos que resultan del
expediente, en escrito de apelación, fundándose, en lo medular, en los siguientes
agravios:
Primero: se agravia en Ia interpretación dada al art.L24 bis lit.b del Reglamento
de AUF por la Asamblea de AUF agregada a fs. 59 bis a 61, la exclusión del art.54 del C.
Disciplinario, y la aplicación de la normativa.
Según indican, a criterio del a quo,lo único formo de “porticipaf’ soncionoble es,
odemás de ingresor ol vestuorio de su equipo en el escenorio deportivo, porticipor en chorlos técnicos “dentro de los escenarios deportivos, en ambos cosos, si ello ocurre ontes o durante el tronscurso del portido. …En otras palobros, entienden los Dres. Secondo y Martínez, en uno interpretoción absolutomente “literol” y de un “piedeletrismo” obsurdo, que solomente se porticipo y es sancionoble si dicho porticipoción es presenciol”.lnsiste
en compartir las discordias de los Dres. Albistur y Bartaburu, (fs. 400 a 401 vto.) para quienes, según la Real Academia española “Participar es cuando significa comunicar algo a alguien”, y reiteran con los discordes el caso de la comunicación vía Zoom, en el entendido de que no sancionar permitiría esa u otras conductas similares.
Finalmente resume así el agravioi”En síntesis, sobre el primer ogrovio referido a
lo normotiva oplicable: los normos que deben oplicorse son los orts. invocodos en lo
demondo: orts. 44, 53 y 54.1 del C. Disciplinario, 724 bis, 728 y 129 del Reglomento
Generol. Y si por error se pretendiere oplicor tombién lo interpretoción que surge de lo
Asamblea Grol. de 2015 (fs. 53) es cloro que el entrenodor de CLFC realizó octos propios de su condición profesionolcomo surge de lo intervención de Racing Club de Montevideo”. “Y en porticulor, debemos detenernos, odemás de lo previsto en el ort. 54.1- del C. Disciplinorio, en el art. 728 det Reglomento General, yo que dicho ortículo prevé la quito de puntos al rival y la odjudicoción de los tres en disputo ol reclomante, y NINGUNA ASAMBLEA decidió nodo sobre modificoción de su redocción originol.”
Se trata de un agravio estrictamente jurídico, de interpretación y aplicación del
derecho, que, además contiene referencias al modo de resolver la mayoría delfallo, a la
forma de emitir el mismo. Dice que es una decisión basada en una mayoría inexistente,
lo que pone de relieve al comienzo. Pero, se adelanta que la Sala no ingresará a analizar
la pertinencia jurídica delvoto doble por lo que se dirá más adelante.
Segundo: se agravia de la valoración de la prueba, alegando una errónea
aplicación de la sana crítica.
Expresan que en el considerando 6 se señala que lo que se alegó en la demanda
“no surge probodo en outos, volorondo antijurídicomente y violentondo elementoles
boses del criterio de “sono uítico”. El apelante dice que quienes desestiman el reclamo
afirman que no existió la comunicación entre Luigi Rodríguez y Danielo Núñez. “….Y pora hocer esto consideroción, no destacon ni otribuyen importoncio a que después de realizar decloraciones en forma espontánea, los declarontes pretenden controvertirse o sí mismos “testigos calificodos por su necesariedod a lo couso con el objeto de lo overiguación moter¡ol de los hechos, y no tochobles por su vinculoción con la porte que los propuso,
pues los entrenodores no se encuentron en régimen de dependencio, sino de vinculación profesional”.

Tercero: se agravia de la calificación de silencio que se Ie atribuye en la sentencia
(Considerando 6 alfinaly Considerando 7)a la respuesta de Luigi Rodríguez sobre una de
las preguntas del periodista Fernández, y la eventual consecuencia jurídica al mismo.
lll. Sustanciada la recurrencia, comparece Cerro Largo Fútbol Club evacuando el
traslado conferido, y aboga por el mantenimiento de la recurrida, expresando en síntesis lo siguiente.
Primero: aboga por el rechazo del recurso en un aspecto formal.
Según entiende el art. 54 del Código Disciplinario establece una conducta
prohibida pero no establece una sonciór, gu€, de interpretarlo y aplicarlo conforme al
derecho penal o sancionatorio, y al principio nulla poeno sine lege, debe concluirse que
no hay sanción de pérdida de puntos aplicable.
Respecto al art. 124 literal b) reitera que ha de estarse a la sesión del 10 de febrero
de 2015 de la Asamblea General de Clubes que aprobó por unanimidad una norma
interpretativa, que transcribe parcialmente.
Y concluye que “lo conducta denuncioda …no configuro infrocción olguna del
Código Disciplinorio y del Reglomento en Generol,…, resulto monifiesto que del propio
relato de hechos de lo denuncionte se derivo uno congruencia entre lo conducta
denunciodo y lo previsión de lo conducto tipificodo como soncionoble por el Reglomento
Generol. Es decir, lo conducto denunciada por lo denunciante más o allá de que
sostenemos que no ocurrió, yo de por si no configurarío uno infracción o lo normotivo. En conclusión, se está denunciqndo un supuesto hecho, que ni siquiera configurorío uno sanción”.
Dice al final: “la osomblea no creo uno nueva normo, lo norma sigue siendo lo
mismo, lo finolidod de lo Asombleo de clubes fue interpretor y oclorar el alconce y efectos de la mismo, alconce y efecto que lo porte octora ohoro pretende desconocer, ompliando los mismo, hociendo uno propia interpretoción, seporándose de lo interpretoción comporecer onte lo Cámoro y que lo hocen bojo lo condición de estor subordinados y estrechomente al Club Cerro Lorgo”.
Agregan que “es de destocor lo inconsistente del fundamento que surge del
considerando 9, en el que expresamente Secondo y Mortínez afirman que se tratorío de

auténtico reolizado oportunamente por el órgano competente, lo cual específicamente
establece en su tipo una condiciononte espocio-temporal”.
Y, en segundo término analiza lo que denomina el aspecto material. Esto es en
sus propias palabras: lo que el Club Nacional de Football denunció y entiende nunca logró y nunca logrará probar, porque dicho hecho jamás acaeció. En los párrafos 48 y siguientes desarrolla lo que a su criterio implica una orfandad probatoria en la causa, y titula la “inverosímil interpretación de los referidos entrevistos que realiza lo denuncionte” el desarrollo de este aspecto.
Luego concretamente sostiene “que no puede decirse que una entrevista reviste
la calidad de honesta cuando se induce al entrevistado con una falacia, este es el caso de la entrevista a Leandro Otormín. ” No es ojustodo o derecho concluir que” de “lo entrevista Sr. Otormín seo ocreditodo la existencia del hecho denunciodo, no solo porque los periodistas inducen en error lo respuesta del entrevistodo, sino porque el entrevistado se le presento lo folacio como presupuesto de hecho como veroz y cierto, yo que el mismo no tenío conocimiento de la entrevista por televisión. Más torde onoliza la declaración de Luigi Rodríguez, quien dice no haber nunca contestodo la pregunta, en iguoles términos el periodisto que interrogo. “
Funda una correcta valoración de lo fallado en primera instancia e introduce como
contestación e! concepto de indicio, dando cuenta que los indicios por sí solos jamás
constituyen plena prueba de los hechos, en caso de autos, aún es más notoria la ineficacia de los indicios ya que sí existe plena prueba contraria a los mismos.
CONSIDERANDO:
El Tribunal se pronunciará por revocar el fallo y acoger la demanda, en virtud de
las razones que se indicarán seguidamente.
En forma preliminar, corresponde realizar algunas apreciaciones de índole
procesal.
En primer lugar, Cerro Largo Fútbol Club, al momento de evacuar el traslado
conferido por el o quo de la apelación interpuesta por el Club Nacional de Football,
promovió el incidente de recusación de los Dres. Aguirre, Ponce de León y da Silva
4

ASOCIACIóN URUGUAYA
DE FÚT8OL
integrantes de la Comisión. En mérito a dicha incidencia se formó la pieza L(2O2L V la
consecuente suspensión de las actuaciones por cuanto el colegiado al recusar a tres
integrantes no tenía forma de generar una voluntad por mayoría simple de acuerdo al
art. 61.4 del Estatuto AUF. Se apartó de la causa a los mismos, porque nadie puede ser
juez y parte y se resolvió luego la recusación. La resolución al respecto (incidente
recusatorio) se dictó el día lunes 22 de noviembre del presente año. Ese mismo día,
pasaron los autos a estudio, disponiendo la Comisión de 10 días hábiles para emitir el
fallo, venciendo por tanto el 6 de diciembre de 202L.
En segundo lugar, el apelante, Club Nacional de Football esboza sin fundamentar
adecuadamente una disconformidad con la forma de la resolución de primer grado, en
tanto el voto del Presidente habría definido el particular por e! voto doble. Según el
Profesor Dr. Jorge PERERA, ineludible pensamiento en temas de segunda instancia, con su sencilla y fundada escuela expresó: ” En generol se entiende que lo expresión de agravios consiste en uno “Crítica concreto y rozonodo” de lo sentencio impugnado”…”Lo importoncio de los normos citodas es doble. Por un lodo y en cuanto implico una situoción de corga, lo ousencio de fundomentoción conduce al polo opuesto de la impugnación, es decir, a la aquiescencia respecto de lo decisión que se pretendió atacor. Por otro y en cuonto se hoce voler el derecho de impugnación, constituye lo único oportunidad de precisor concretomente el o los ogrovios y en su mérito exigir también específicamente la destrucción de lo resuelto (“iudicium rescindens”) y su reemplozo por otra decisión
(“iudicium rescisorium”)” (Prnrnl, Jorge Carlos en “Apelación y Segunda lnstancia” (Zda
Edición actualizada) página 53 Editorial Amalio Fernández). Si bien el apelante no
comparte esa forma de llegar a la expresión del colegiado de primera instancia, al final
del numeral 5 expresa: “No obstonte lo expuesto, no hacemos como dijimos, observoción específico al respecto y procedemos a opelor lo sentencia.”
Se entiende que por un lado hay ausencia de desarrollo crítico sobre el punto, con
exclusión de algunas menciones genéricas de los párrafos 27 a 29, por lo que, no se
ingresará a analizar su rechazo desde el fondo del asunto, poniendo de relieve la falta de desarrollo, la falta de sucumbencia fundada y el contradictorio planteo del apelante en, por un lado no insistir y en otro sucumbir sin fundamentar, lo que lleva al rechazo de este agravio como aclaración.



ASOCIAC!óN URUGUAYA
DE FÚTBOI
En tercer lugar, como bien reseña Coutunr, la sentencia, como acto, es aquella que
emana de los agentes de la jurisdicción y mediante el cual deciden la causa o punto
sometidos a su conocimiento. En el caso, se plantea por e! demandado una cuestión
jurídica normativa, no fáctica, sino de aplicación del derecho y las normas en juego. Esto es objeto de análisis por el actor en su oportunidad procesal (alegato de bien probado), e introducido correctamente por el demandado al contestar la demanda, sin perjuicio de referirse en los alegatos; y tratado por la sentencia de primer grado.
Habitualmente, se ordenan los hechos y luego se subsumen los mismos en la
normas jurídicas (subsunción) y luego aplicando el derecho se falla, esto en sumaria
síntesis. Otras veces, ante planteos normativos fundados, corresponde, sin ingresar en la cuestión fáctica, analizar el derecho sin aplicarlo al caso concreto, a !a cuestión fáctica
planteada. CouruR¡trata el tema así: “No porece posible, en consecuencio, sostenerque
lo significación extrínseco del problemo de derecho seo en todo coso el prius y los hechos el posterius, dentro de lo lógico de lo sentencia. Es más, frente o codo caso concreto el iuez debe decidir si el rozonamiento debe comenzor por la significoción jurídico del asunto, o por el onálisis de los hechos sobre los cuoles se bosa lo tesis del octor. Pero en todo caso, un primer exomen superficial de uno y otra parte del moteriol suministrado por el expediente, resulto indispensable ontes de determinor si el derecho es fundodo y si los hechos son relevonfes”(CoutuRr, Eduardo J. Fundamentos de Derecho Procesal Civil, 4ta. Edición, Editorial BdeF 2002, pg. 230).
Entendida, siguiendotambién al mismo expositor, a la subsunción como el”enloce
lógico de uno situoción particular, específico y concreto, con la previsión obstrocta,
genérico e hipotético contenido en la ley” (opus cit. p. 233), se analizará en forma previa
la norma, general, hipotética y abstracta con la siguiente precisión que alude a la garantía del debido proceso.
Las normas en juego cuya aplicación solicita el actor son: art. 44,53 y 54.1 del
Código Disciplinario, y del Reglamento General de la AUF el art. L24bis, L28y t29.
Sin perjuicio del conocido iura novit curio (el tribunal conoce el derecho), fórmula
que se estableció en contrario del derecho medieval, que autorizaba a los jueces en casos de duda a decir “no sé”, y el también multicitado “do mihi foctum, dabo tibi ius”
(muéstrame los hechos, y te mostraré el derecho), en el caso de autos, está claro que el

ASOCIACIÓN URU6UAYA
DE FÚTBOL

denunciante plantea Ia denuncia sobre ese escenario normativo, el cual alega se violó.
No se basa solamente en las normas del Código Disciplinario, sino que además, se basa
en Ia aplicación del artículo 12a (bis) y L28 del Reglamento General. Y el demandado
contestó sobre esos aspectos normativos, tuvo si oportunidad de defensa, de análisis, es decir, fue sustanciado correctamente qué normas estaban en juego.
Corresponde ahora sí ingresar al análisis de las normas.
CAP¡TULO PRIMERO:
ASPECTOS NORMATIVOS SUSTANCIALES
1.. LA CUEST¡ON DE DERECHO

La controversia de derecho refiere a determinar la correcta interpretación de los
arts. 54.1 del Código Disciplinario y arts. L24bis, t28V L29 del Reglamento General.
a) Al respecto existe una interpretación propugnada por el Cerro Largo Fútbol
Club, la cual es aceptada por el fallo de la Cámara de Resolución de D¡sputas votado por los Dres. Walter Martínez y Carolina Secondo y otra interpretación propuesta por el Club Nacional de Football y que es sostenida en la discordia de los otros dos miembros de la CRD (Dres. Eduardo Albistur y Julio Barthaburu).
b) Para decirlo en forma sencilla y accesible para todos: la primera posición
sostiene que no existe ninguna norma que prohíba a un Director Técnico suspendido,
comunicarse con el técnico suplente ylo con los jugadores por teléfono u otros medios
electrónicos, siempre que lo haga desde afuera del escenario deportivo.
c) Si dicha tesis prosperara, ello tendría dos consecuencias evidentes:
o La primera sería que en este caso concreto devendría ocioso examinar la
valoración de la prueba de autos: si llamar por teléfono altécnico suplente y darle
instrucciones no estuviera prohibido o no tuviera sanción, la demanda debería
desecharse sin más.
o La segunda y más grave, serían las consecuencias futuras que dicha tesis tendría
en la práctica de las competencias oficiales de la AUF, la deportividad v foir p/ov
en el iuego v la efectividad de las sanciones disciplinarias impuestas: los técnicos
suspendidos podrían seguir dirigiendo a su cuadro desde su casa y dando
instrucciones por celular, whatsapp, telegram, zoom o cualquier otro medio
telemático.
d) La gravedad de esta segunda tesis no necesita remarcarse, todo el régimen
disciplinario quedaría sin efecto y la prohibición de la norma, invalidada. Esta forma de
saltearse y burlar las sanciones disciplinarias sería fácil, inmediata y al alcance de todos.
2.. LAS NORMAS APLICABLES
Para comenzar el estudio del problema, conviene comenzar por transcribir y
volver a leer con cuidado las normas cuya aplicación y sentido se discute:
2.L) La primer norma a considerar no es la que citan las partes y el fallo de la CRC,
sino la que establece la sanción cuyos alcances se discute. Y esta es el art. 15 del Código
Disciplinario que regula las sanciones que pueden imponerse a las personas físicas. El art.
25 CD literal d) dice:
d) “Suspensión por un número concreto de portidos o por un período de tiempo
determinado que no podrá exceder de los 24 partidos o 24 meses. Ello sin perjuicio de los disposiciones especiales que se puedon adoptor al respecto.”
2.21 La segunda norma es el art. 54.1 del Código Disciplinario que dispone: “E/
director deportivo/entrenador, cuolquier miembro del cuerpo técnico o restontes
oficioles, que fueren sancionodos con lo suspensión de sus funciones, podrán presencior el portido/os en los cuoles estuviero vigente su suspensión únicamente desde los grodas.
No podrán occeder ol vestuario, túnel, bonca o área técnica antes, ni duronte el portido,
ni en su tiempo complementorio o definición de los tiros penoles, ni podrá por ningún
medio comunicorse con su equipo” (negrita nuestra).
2.3) Y el art. L24 bis del Reglamento General, por su parte, dice:
“Art. 724 (bis) lnhobilitación de técnicos, osistentes técnicos y/o ouxiliores. Se
considerorán técnicos, osistentes técnicos y/o ouxiliores inhabilitodos los que se hallen en I as sig u i entes co n di ci on es :
o) Lo inclusión, porticipoción y/o ingreso ol campo de juego en un portido del Director
Técnico Principol de un club sin controto registrodo con dicha institución.

b) Lo inclusión, porticipación y/o ingreso ol compo de juego en un portido, de
Técnicos, osistentes técnicos y/o auxiliares de un club que tuvieren sonciones
pendientes” (resaltado en negrita nuestro).
“Los clubes que incluyeron, dejoren participor o ingresor o un portido a técnicos,
osistentes técnicos y/o ouxiliores en los condiciones onteriores:”
l) Perderán los puntos en disputo los que se odjudicorán al club adversorio,
sin que el resultado en goles se modifique.
ll) De no ser pertinente lo pérdida de puntos, perderán todo otro derecho de
dicho partido, el que se odjudicorá ol club que por derecho correspondo.”
La denuncia podrá ser presentado por cualquier club de lo Liga respectivo.
2.4l.Y el art. 128 establece:
“Art. 128 lnterdicción de jugor sin cumplir los penas impuestos”
“Ningún jugador, técnico, osistente técnico o ouxilior, podrá octuar o participar en
portidos oficiales y ningún club podrá disputar un portido similor, sin hober cumplido los
penos que se les hoyon aplicado. Si iguolmente lo hiciere, el club perderá los puntos en
disputo, los cuoles se odjudicarán al club contendor, De no ser pertinente la pérdida de
puntos el club perderá el derecho deportivo en disputo, el que se le odjudicorá ol equipo
que por derecho correspondo” (resaltado en negrita nuestro).
2.5) En la primera lectura, estas cuatro normas parecen unívocas, coordinadas y
de fácil comprensión. No obstante, el fallo de la Cámara de Resolución de Disputas, en
su Considerando 2, plantea que la interpretación correcta de las mismas debe realizarse
a la luz de los dispuesto por una Resolución de Asamblea Extraordinaria de Clubes de
fecha 10/02120L5 que luce agregada a fs. 59 bis, 60 y 61, la cual se titula “Norma
interpretotivo de lo previsto en el art. T24literol b del Reglomento generol”.
2.6) Dicha “norma interpretativa” expresa lo siguiente:
“Se consideroró que un técnico, osistentes técnicos y/o auxiliores de un club con
sonciones pendientes, incurre en los conductas previstos en el art. 724bis literal b) del
Reglamento Generol si:
“lnclusión: si es incluido en elformulario del portido.”
9
AsocrAc¡óñ¡ UruguAYA
D§ FÚT8OL
“Porticipación: en el coso de los técnicos y osistentes técnicos si ingreson ol vestuorio de su equipo deportivo donde se disputo el encuentro, si porticipon en charlostécnicos dentro de los escenorios deportivos donde se dispute el partido, antes o duronte el transcurso del
partido.” “En los cosos de ouxiliores, si reolizan dentro de los escenarios deportivos donde se dispute el partido octos propios de su profesión con el plantel del club respectivo.” “lngreso ol compo de juego: Si antes o durante el transcurso del portido, ingreson ol compo de juego.”
“Rocing Club de Montevideo expreso que lo limitonte debe ser desorrollor o realizar actos propios de su condición profesionol”
3.. SOBRE LAS REGLAS DE INTERPRETAC!óN E INTEGRAC¡óN CONTEN¡DAS EN EL
PROPIO REGTAMENTO GENERAT
3.1) Otra norma que no es mencionada en el Fallo a estudio (y tampoco en la
discordia) es que el Reglamento General tiene un capítulo expreso sobe el tema y que es el art. t27 “lnterpretación e integracíón de los normas reglamentorioso:
‘L27.1 Cuondo el sentido de lo normo seo cloro no se desatenderá su tenor literal a
pretexto de consultar su espíritu.
“Poro interpretor uno expresión oscura del Reglomento se podrá recurrir o su intención o espíritu monifestodos en el mismo y en lo historio fidedigno de su sonción.
“El contexto del Reglamento y sus Anexos servirá paro ilustror el sentido de coda una de sus partes de manero que hoyo entre todos ellas lo debida correspondencio y armonía. “727.2 Cuando uno situoción no pueda resolverse por eltenor literol de este Reglomento o sus Anexos acudirá olfundamento de los normas onálogos, o los principios generales de derecho y a los doctrinas generolmente odmitidos, considerados los circunstoncios del coso.”
3.2) Estas normas repiten con algunas variaciones mínimas, las reglas sobre
interpretación e integración contenidas en los arts. 15 a 20 del Código Civil.

asoc¡ecróN URUGUAyA
oe fúrsol
4.. LAS INTERPRETACIONES REAL¡ZADAS EN ESTE CASO
4.1.) La interpretación del Fallo en mayoría de la CRD, en su Considerando 3, es
que: “Consiguientemente, lo voluntod del órgono legislotivo osociocionisto en reloción al art. 724 (bis) del Reglomento General, ho quedodo circunscripto o precisar que aquellos técnicos y ouxiliores que tengon sonciones pendientes incurren en conductos
soncionobles siempre y cuando se los incluyo en el formulario, o participen del partido,
o ingresen olcompo de juego en un partido…”
4.21 En sustancia, lo que se sostiene en el Fallo en mayoría de la CRD es que
solamente estas cond uctas realizadas dentro del camoo de iueeo. vestuario o escenario deportivo traen apareiada !a sanción de! art. 128 bis. Y por lo tanto, la afirmación realizada por la actora en la demanda de que eltécnico Danielo Núñez se comunicó por teléfono en el entretiempo y dio instrucciones a su suplente, no sería una conducta prohibida y no corresponde sancionarla.
4.3) Y esta interpretación lleva a la Cámara de Resolución de Disputas a rechazar
la demanda por cuanto entiende que la norma del art. 124 bis del Reglamento General
en la interpretación dada por la Asamblea General, sería incompatible con la disposición
del art. 54.1 del Código Disciplinario cuando autoriza a los técnicos suspendidos a
presenciar el partido “únicomente desde los grodos. No podrón occeder ol vestuario,
túnel, banco o áreo técnico ontes, nidurante el portido, ni en su tiempo complementorio
o definición de los tiros penoles, ni podrá por ningún medio comunlcorse con su equipo”.
Se alega que el Código Disciplinario es del año 2014 y la resolución de la Asamblea
General del 2015 por lo que se habría producido una suerte de derogación tácita.
4.4) En la Discordia de los otros dos miembros de la CRD se discrepa con este
criterio. Se entiende que el art. 54.1 del Código Disciplinario sigue vigente y que no es
incompatible con el art. 124bis del Reglamento, ni con su “interpretación” por la
Asamblea. “Por lo cuol no se comporte específicomente que la porticipoción sea presenciol
en el campo de juego o inclusión en el formulorio, porque justomente existe el disyuntivo y/o en el compo de juego. Nuestro criterio de interpretar la norma implico que cuolquier formo de porticipor de un Técnico en un partido, como es el coso de outos, vía telefónica, seo posible de sonción. Por lo cuol se podrío llegar ol obsurdo de que el Director Técnico
se pudiera comunicor inclusive vío Zoom con sus dirigidos en el vestuario o duronte el
11

ASOCTACIóN URUGUAYA
DE FI3TBOL
portido y ello no significoro porticipoción y por tonto no existirío sonción” (negrita
nuestra).
5.- SOBRE EL SENTIDO CTARO Y TENOR LITERAT DE IAS NORMAS
5.1) El art. L27 RG repite en forma casi textual los principios del art. L7 del Código
Civil: “Cuondo el sentido de lo ley es cloro, no se desotenderá su tenor literol con el
pretexto de consultor su espíritu”. Por lo tanto, es bueno abordar el problema
investigando cuál es eltenor literal de las normas en juego.
5.2) La primera de ellas es el citado art. 15.1 literal d) del Código Disciplinario que
establece la sanción de “SUSPENSIÓN”.
éQue quiere decir “suspensión”? El Diccionario de la Real Academia
(https://dle. rae.es/suspender) nos brinda la siguiente definición:
SUSPENSIóNt Acción y efecto de suspender (…) 2.f. Censuro eclesiástico o corrección
gubernotivo que en todo o en porte privo del uso del oficio, beneficio o empleo o de sus goces y emolumentos.
SUSPENDERz Privor temporolmente a olguien del sueldo o empleo que tiene.
5.2) Por lo tanto, el director técnico que recibió la sanción de suspensión, está
privado del “uso del oficio” y desde que está suspendido, tiene prohibido
temporalmente del derecho a eiercer su empleo como director técnico en el club en el
cual se desempeña.
Y la norma del art. 15.1 d) no distingue entre si ese ejercicio se realiza desde
adentro o afuera del estadio, desde adentro o afuera de las instalaciones deportivas.
Tampoco distingue si ese ejercicio se ejerce mediante contacto directo concurriendo al
vestuario para participar en las charlas, a los gritos desde la tribuna o por celular o
cualquier otro medio electrónico.
Aquí entra a regir otro principio básico de interpretación del derecho: donde la
ley no distingue no puede distinguir el intérprete.
El técnico suspendido no puede “desorrollor o reolizor octos propios de su
condición profesional” (sic: aclaración del Racing Club de Montevideo a !a interpretación
del art. 124 bis RG realizada por la Asamblea). Y no puede “por ningún medio comunicorse con su equipo” (sic art. 54.1 del Código Disciplinario).


ASOCIACIóN URUGUAYA
DE FÚTBOL
Vemos de nuevo aquí las ventajas de la interpretación armónica “…poro ilustror
el sentido de codo una de sus partes de monero que hoyo entre todas ellas lo debido
correspondencio y ormonío” (a¡.. 127 RG in fine), sobre cualquier interpretación que
pretenda encontrar contradicciones y derogaciones tácitas donde no las hay.
5.3) La siguiente norma cuyo tenor literal debemos interpretar es el art. 54.1 del
Código Disciplinario. El mismo regula y decide un punto que fue polémico en la prensa y
en los estamentos disciplinarios antes de dictarse dicho Código. La cuestión es –
repetimos- si un director técnico suspendido podía concurrir a presenciar los partidos de
su club. Hace años, algunas interpretaciones extremas, sostenían que debía prohibirse a
los técnicos suspendidos estar presentes en las tribunas durante el transcurso de los
partidos. Se alegaba la facilidad con la cual eltécnico suspendido podría dar instrucciones
desde ese lugar sobre todo en canchas chicas (el caso “Cerro Largo FC c/ Canadian” es un
ejemplo de esto).
La solución dada por el art. 54. 1 CD fue que “los técnicos soncionodos con lo
suspensión de sus funciones, podrán presencior el partido/os en los cuoles esté vigente
su suspensión únícqmente desde las grodas. No podrán occeder ol vestuario, túnel,
banca o áreo técnico antes ni durante el partido, ni en su tiempo complementorio o
definición por tiros penoles, no podrán por ningún medio comunicarse con su equipo”
De nuevo el tenor literal es claro: permite la presencia del técnico en “las gradas”
y le prohíbe comunicarse por cualquier medio con su equipo. Cualquier comunicación
implica una violación de la suspensión y por lo tanto lo hace pasible de las sanciones
establecidas en el art. 128 del Reglamento General: “si iguolmente lo hiciere perderá los
puntos en disputo”.
5.4) Y mucho menos, es admisible el extraño argumento “o contorio sensu” que
parece defender el fallo apelado. Según el mismo, si Io que está prohibido es
“participar” o “comunicarse con su equipo” desde adentro del estadio, no estaría
prohibido “participa/’ o “comunicarse con su equipo” desde afuera del estadio. Así que
estaría permitido comunicarse y participar llamando por teléfono o mandando
mensajes de wasap desde su hotel o desde su casa.
Tal tesis es insostenible a simple vista, (al margen del descréd¡to de los
argumentos a contrario como instrumento de exégesis). La teoría de que los reglamentos
13



ASOC!ACIÓN URUGUAYA
DE FÚTBOI
no prohíben la comunicación a distancia y sólo prohibirían la comunicación con presencia física dentro del estadio, va contra el sentido común y contra el tenor literal y contra la “debido correspondencio y ormonío” lart. L27 RG in fine) que debe presidir !
interpretación de un texto legal.
5.5) Y sólo nos queda examinar cual es el tenor literal y razonable del art. 124 bis
RG y de su posterior interpretación por la Asamblea.
El art. 124 bis en su literal b) prohíbe “Lo inclusión, portlcipación y/o ingreso ol
compo de juego en un portido de Técnicos, asistentes y/o ouxiliores de un club que tuviere sanciones pendientes” Y el numetal “l” siguiente agrega la sanción: “Perderán los puntos en disputo que se odjudicorán ol club odversdrio”.
La conjunción disyuntiva”d’en !a enumeración de los verbos nucleares coloca a
la “participación” en un pie de igualdad con Ias otras conductas prohibidas. La mera
participación es una conducta sancionada.
5.5) Y volviendo al Diccionario de la RAE iqué es participación?
La definición de PARTICIPACIÓN, tampoco merece lugar a dudas: L. Acción y efecto
de porticipor, 2. Aviso, parte o noticio que se do o alguien (…) 6. Desus. Comunicoción
(troto e ntre personos).
Y qué es PARTICIPAR?: La RAE lo define como: 7. Dicho de uno persono: tomor
porte en algo. 2. Recibir una porte de olgo. 3. Comportir, tener los mismos opiniones,
ideas, etc. que otro persono, 4. Tener porte en uno sociedod o negocio o ser socio de
ellos. 5. Dar porte, noticior comunicor.
Y si esto es así; édar instrucciones por teléfono es participar? éestá prohibida la
comunicación telefónica? Los reglamentos en examen no distinguen. Por lo cual parece
razonable concluir que cualquier comunicación electrónica con sus dirigidos, con los
jugadores, auxiliares o técnico suplente es una forma de participación y por lo tanto está prohibida y sancionada.
No hay duda de que si existió una comunicación telefónica, existió una
participación.
5.7) No obstante ello, la tesis de la demandada (Cerro Largo FC) y del Fallo en
mayoría de la CRD sostiene que la frase final del art. 54.1 del Códieo Disciplinario ‘hi
podrá por ningún medio comunicorse con el equipo” no sería de aplicación, ni se

ASOCIACIÓN URUGUAYA
DE FÚTBOL
I !m encuentra v¡gente, por dos mot¡vos: a) habría sido tácitamente derogada por la
“lnterpretación” del art. L24 bis del Reglamento General realizada por la Asamblea en el
año 2015, b) y que en todo caso esta norma sería una norma “sin sanción” y por lo tanto no podría dar lugar a la sanción de pérdida de puntos al infractor.
6.. RESPECTO A LA HIPOTÉflCA DEROGACIóTU TAC¡TE DEt ART. 124 BIS.
6.1) Saúl CESTAUl en su obra Contribución al Estudio del Derecho Civil llruguoyo
expresa “D\F\CLILTADES QUE SUSCTTA LA DEROGACTÓN TACTTA: En los cosos de
derogoción expreso no hoy dificultodes poro el intérprete. Todo lo resolverá oplicondo lo reglo lex posterior derogat onterior. La derogoción tácito obligo, en combio, o uno
delicadísima toreo interpretotivo, puesto que la nuevo ley, ho dejado vigente en los
onteriores todo oquello que no pugne con sus disposiciones. La derogoción tácito impone, pues, el deber de overiguar cuáles disposiciones de la ley precedente hon quedado derogodos y cuoles han quedodo vigentes. La derogoción tácita resulto de la oposición, de lo inconcilioble de dos disposiciones que hobiéndose dictado en distintos momentos se contradicen. Siendo irrealizoble su oplicoción simultáneo, es preciso, como recuerda Josserond, optor entre ellos y lo elección se ejerce o fovor de la más reciente, que se presume mejor. La derogación tácito, dice el citodo Josserond, “no obro sino en lo medido más estricto, es decir, en la de lo contradicción entre ombos textos; la ley antigua subsiste en lo medido en que no es controdicho por la ley nuevo”. Ya decío el viejo principio que posteriores leges od priores pertinent, nisi controrioe sint. Es por ello, ogrego, que uno ley general no obrogo tácitamente uno ley especiol controrio más ontiguo; mientras que uno ley especial más reciente obrogo, en la medido de sus disposiciones, lo ley generol onterior.”
6.2) Y agrega CESTAU a continuación: “REQUISITOS NECESARIOS PARA QUE
CORRESPONDA ADMITIR LA VOLUNTAD DEROGATORIA: Según De Costro y Brovo poro
que correspondo odmitir lo voluntod derogotoria de lo nuevo disposición respecto o otra 1 ver. https://evo.fder.udelor.edu.uv/pluoinfile.php/28435/mod resource/content/7/Contribucio


ASOCIACIÓN URUGUAYA
DÉ FÚTBOI
onterior, se requieren los siguientes requisitos: a) igualdod de moteria en ombas leyes; b)
identidad de los destinatorios de sus mandotos y, c) controdicción e incompotibilidod
entre los fines de sus preceptos” (resaltado en negrita nuestro).
6.3) Repetimos que !a tesis que sostiene el Fallo apelado (en mayoría), es que la
“interpretación” por la Asamblea del art. 124 bis del Reglamento General (que es de
2015) habría derogado tácitamente el art. 54.1 del Código Disciplinario (que es del año
20L41. No parece que ello sea sostenible, ni tampoco surge de la lectura de ambos textos.
No hay contradicción evidente. Y tampoco surge tal contradicción de! contexto en que
fueron dispuestas ambas normas.
6.7) S¡ la intención del legislador (la Asamblea) hubiera sido derogar el art. 54.1
del Reglamento de Disciptina debió haberlo dicho expresamente.
Lo mismo si hubiera decidido modificar en algo la norma sancionatoria del art. 128
RG: también debió haberlo dicho expresamente. Y no lo hizo, por lo que la interpretación
de la Asamblea del año 2015, solo interpreta e! artículo L}4bis, quedando fuera lo
regulado en el art. 128.
7.. EN CUANTO AL ARTíCULO 128 DEL REGLAMENTO GENERAL. sU APLICACIóN
DIRECTA, NORMA qUE CONTIENE UN PRECEPTO Y UNA SANCIóN
7.1) Este punto resulta determinante.
Nada, absolutamente nada, dijo la Asamblea General multireferenciada sobre el
texto del artículo 128 del Reglamento General.
Véase el contenido:
“Ningún jugodor, técníco, asistente técníco o ouxilior, podrá actuor o participor
en portidos olicioles y ningún club podrá disputor un portído similor, sin hober cumptido los penas que se les hayan oplicodo, Sí igualmente lo hiciere, el club perderá los puntos en disputa, los cuoles se adjudicorán ol club contendor. …”
Esta norma, que en nada se altera por la Asamblea, es suficiente para analizar la
conducta a probar, id est, si eltécnico en cuestión pariticipó o no. Se trata de una norma
que contiene un precepto claro, no acotado por la Asamblea, y que contiene una sanción: la pérdida de puntos.


DE FIJTBOL
ASOC¡AC!óN URU6UAYA ‘U
7.2lLa norma comprende una acción, tiene un supuesto de hecho; y naturalmente
ese accionar previsto (participar debiendo cumplir una pena) anti-reglamentario, tiene
una sanción. En e! ámbito sancionatorio podemos decir sin duda alguna que se trata de
una acción típica, antijurídica y sancionable.
Por si sola esta norma, que nadie duda, tiene la vocación para ser aplicada; sin
necesidad siquiera de analizar la supuesta desaromonía entre el art. 124 bis y lo resuelto
en la Asamblea, más allá de lo ya fundado.
Sin perjuicio de entender quienes suscriben el fa!!o, que el sistema debe
interpretarse como un todo, y claramente las normas en juego fueron violadas y existe
una sanción prevista estatutariamente, el artículo 128 establece un precepto y una
sanción, aplicable en infolios. Eltenor literal y el supuesto es por demás eviente.
7.3) La tesis de excluir este artículo, dando cuenta que se trata de una resolución
dónde únicamente debe analizarse el art. L24bs, importa también definir de antemano
una posición para generar una especie de laguna axiológca, es decir, un vacío normativo, en tanto existiría una conducta prohibida pero sin sanción. Lo que queda claro que no es así, resaltando el artículo en cuestión. El sistema jurídico debe analizarse como un todo coherente, y aplicar el derecho vigente (lege latol en forma íntegra. En conceptos de AlcnouRRol’l y Bulvetru mucas veces “se pienso que el legislodor no ha tenido en cuento la propeidod en cuestión por no haberl preivisto; y que de hoberlo considerodo, hubiero dado uno solución diferente, en ez de solucionor el coso en forma genérica, le hubiera dodo una solución específica”. (Autores citados en su obra lnttroducción a la Metodología de las
Ciencais Jurídicas y Sociales, 4ta. lmpresión Editorial Astrea pág. 158 y concordantes)Y en el caso, existe una solución normativa a la situación planteda que puede analizarse en forma independiente, más allá de que corresponda estudiar el sistema como un todo.
8.- RESPECTO A TA SUPUESTA CARENC¡A DE SANCIóN DEL ART. 54.1 RD
8.1) Tampoco puede sostenerse que la norma del art. 54.1 RD no tiene sanción.
La violación de la suspensión por parte del jugador, técnico o auxiliar suspendido tiene
sanción y siempre fue Ia de pérdida de puntos conforme lo dispuesto en el art. 128 RG.
En esto existía consenso no sólo en los órganos jurisdiccionales, sino en los propios clubes

ASOCIACIóN URUGUAYA
DE FÚTBOI
y en los estamentos administrativos de la AUF. Y si la tenía antes (la sanción del art. 128)
no puede sostenerse que fue derogada por !a “interpretación” del art. L24 bis realizada
por la Asamblea.
8.2) De todo lo anterior se desprende sin violencia, que !a casuística desplegada
en el art.124 bis RG es francamente inútil y nada agrega al concepto más amplio y lacónico que ya enunciaba el art. 54.1 del Cod.de Disciplina.
Y de la integración de esas dos normas que pertenecen no al mismo cuerpo, pero
sí a la misma materia, y con similar jerarquía normativa, se concluye fácilmente que las
diversas conductas en las que puede incurrir el técnico están todas comprendidas en el
art. 54.1 CD; y que tampoco nada impide que la ausencia de sanción en una, se integre
con la existencia de sanción en la otra.
9.. SOBRE tOS PRINCIPTOS DE CORRECTA INTERPREÍACIóN E INTEGRACIÓN DEt
DERECHO
9.1) Es un principio general de buena exégesis, que cuando existen dos
interpretaciones posibles de las normas, de una resulta la incompatibilidad e
incoherencia del sistema (y por lo tanto la existencia de derogaciones tácitas entre dichas
normas)y la otra permite analizar el orden jurídico como un todo armónico en el que las
normas se complementan, debe preferirse la interpretación que prioriza la coherencia y
razonabilidad del complejo normativo sobre la que supone su irracionalidad e
incompatibilidad.
9.2)Y esto está expresamente establecido en el art. L27 del Reglamento General
cuando ordena: ” El contexto del Reglomento y sus Anexos servirá poro ilustrar el sentido
de codo uno de sus portes de manero que hoyo entre todos ellas lo debido
correspondencio y ormonío” (principio copiado casi textualmente del art. 20 del Código
Civil).
9.3)Debe portanto priorizarse la interpretación que preserva la”correspondencio
y ormonío” de la normativa aplicable y no la que cree ver contradicciones insalvables y
derogaciones tácitas entre la diversas normas citadas lar’,. L27.L in fine del RD y 20 del
Código Civil).




lsoctncróN URUGUAYA
or rúraol
El tratadista chileno Álvaro NUÑEZ VAQUERO en su obra “Breve ejercicio de teoría
(reolisto) de lo interpretación: veintitrés problemos interpretotivos sobre la reguloción del
Código Civil chileno sobre la interpretoción”2, enseña sobre el significado de esta
expresión idéntica en el art. 22 del Código Civil de Chile: “La otribución de significodo ol
ortículo 22 del CCC\ genero ol menos un problemo más. Se trato del significodo a atribuir
a las expresiones “correspondencio y ormonío”. Cuondo, en el ámbito jurídico, se habla
de correspondencio y/o ormonía, podemos estar hociendo referencio o tres cosos
diferentes: i) en primer lugor, lo coherencio lógico, entendido como ausencio de normas
que impliquen la otribución de colificociones jurídicos incompotibles o uno mismo
conducta; ii) en segundo lugor, lo coherencio axiológico, esto es,lo ousencia de conflictos
en el plono de los rozones subyacentes de los normos; iii) por último, lo coherencia
instrumentol, en el sentido de que unos normos son instrumentos poro dor sotisfocción a
otros normas”.
9.4) La tesis que sostenemos mantiene la coherencia lógica de! sistema
normativo (Reglamento General y Código Disciplinario); mantiene también la
coherencia axiológica (toda participación o comunicación del técnico suspendido está
sancionada por igual); y mantiene la coherencia instrumental. No es aceptable y va
contra el sentido común, “descubri/’ artificialmente contradicciones y derogaciones
tácitas donde no las hay, para terminar con una interpretación absurda según la cual los
textos en análisis sólo prohibirían al técnico suspendido comunicarse con su equipo y
participar desde adentro del estadio, pero que no estaría prevista sanción alguna si se
comunica desde afuera del estadio y por medios electrónicos.
9.5) De nuevo el tenor es claro. Y además la “interpretación” realizada por la
Asamblea ni es contradictoria, ni parece modificar los demás artículos. Se limita a
enumerar una serie de conductas en forma casuística que serían las prohibidas. Y ello con
la aclaración final de! Racing Club de Montevideo en e! sentido de que “lo limitante
debe ser o desarrollar o reolizar actos propios de su condición profesionaf’.
éCuál es la hipótesis posible de ingreso al campo de juego o presencia en el túnel
de técnico suspendido que no sea para “reolizor actos propios de su condición
2 Ver: https://scielo,con icvt.cllpdf/i usetp/v22n l-lart05. pdf

proÍesional”?. Nos imaginamos que podría ser el ingreso al campo para recibir una
plaqueta de reconocimiento o arrimarse al alambrado sóto para saludar a un conocido o
ingresar al túnel para acompañar a un jugador que sufrió una lesión grave, o algo similar.
9.6) Y volviendo al principio: étodo esto permite concluir, por un razonamiento a
contrario, que sí están permitidos los “actos propios de su condición profesional” desde
afuera del estadio y sin presencia física? éEsta “interpretación” deroga la sanción del art.
124 bis numeral l, deroga la sanción del art. L28 y también derogaría la disposición del
art. 54.1 del Código Disciplinario?
Taltesis no se puede sostener sin afectar gravementela”debido correspondencia
y ormonío” del sistema.
9.7) En síntesis, admitir que un director técnico suspendido, igua! puede dirigir al
cuadro desde su casa y por medios electrónicos (celular, whatsapp, zoom o lo que sea),
transformaría al régimen sancionatorio en papel mojado. En el futuro las suspensiones
de técnicos y auxiliares dejarían de ser efectivas. Se trata de una interpretación que no
puede prosperar ya que afectaría gravemente y a futuro el orden debido, los reglamentos
vigentes y la eficacia misma del Código Disciplinario y del Reglamento General.
CAPITULO SEGUNDO:
ASPECTOS ADJETIVOS
1.. EN CUANTO A LA PRUEBA DE AUTOS
Aspectos generales probatorios
1.L) Resuelto el aspecto normativo, id est, qué normas eventualmente pueden
resultar aplicables, sin alterar la denuncia, de modo que sea respetado el debido proceso,
teniendo presente que el denunciado pudo ejercer el derecho de defensa, se ingresará
por la comisión a analizar la prueba.
L.2) En el caso cobra especial relevancia, mayúscula trascendencia dos
documentos aportados por el denunciante, que fueron apreciados por el tribunal, que
son, por un lado una declaración dada luego de finalizar el partido por el Sr. Luigi
Rodríguez, quien hiciera de técnico de Cerro Largo Fútbol Club en el motch disputado
20
ASOCIACTÓN URUGUAYA
oe rúraol
*ik**
ASOClACIÓN URUGUAYA
DE FÚT8OI
entre las partes por la suspens¡ón del técnico titular Danielo Nuñez. Dicha declaración
fue dada a un medio televisivo minutos después de concluido elencuentro.
Y por otro lado, una declaración dada por eljugador Otormín, luego de finalizado
el partido habiendo transcurrido unas horas, a un medio de prensa radiat.
1.3) En este caso la Comisión de Apelaciones cuenta con prueba incorporada al
proceso, no objetada por e! denunciado en cuanto a lo que surge de la misma, en tanto
esta puede reproducirse cuantas veces sea necesario.
De las entrevistas indicadas, que participaron cuatro personas, concurrieron a
declarar tres de los participantes, no así el periodista deportivo Daniel Richard, quien
entrevistara aljugador Otormín. Es decir, declararon con fecha posterior al hecho objeto
de prueba, los Sres. Fernández (periodista), Rodríguez (ayudante técnico que ocupara el
lugar del sancionado) Sr. Danielo Nuñez (técnico sancionado) y Otormín (jugador de
cLFC).
1.4) Parte del themo decidenum probatorio, es dilucidar que valor de convicción
puede tener por un lado las declaraciones del Sr. Luigi Rodríguez, dadas en forma primaria
y espontánea, así como también las declaraciones deljugador Otormín, quien part¡c¡para
del encuentro por el CLFC.
En Sentencia del distinguido Tribunal de Apelaciones en lo Civil de 3er. Turno, en
forma reciente se laudó: “Lo Solo comporte lo colificoción que realizó lo a quo, cuando
señala que tol declaroción lue “primoria y espontáneo” entendiéndose por tales
expresiones que fue uno decloroción tomada en el ámbito penol en lorma inmedioto ol
hecho y que se aprecio como una decloroción sincera, sin vicios en su percepción. por tol
motivo la Solo concuerdo con lo o quo, que la prueba testimoniat recibido en formo
inmedioto es muy importante poro el esclorecimiento de los hechos.” (Revista Uruguaya
de Derecho Procesal L-Z / 2020, Anuario de Jurisprudencia de Derecho Procesal FCU
Fecha de publicación agosto de 2o2L, c. 811 sentencia n,76l2oLg, pág. 615).
En igual sentido, por Senten cia n.229/20L1 del Tribunal Apelaciones Penal de 2do
Turno se considera sobre la declaración primaria que: “.. declora en formo firme,
espontónea y sincero …Nuestra jurisprudencio se ofilio o lo posición de que no hay
impedímento paro dar eficocia convictiva ol testimonio singulor, opreciado, según las

A§OCIACIÓil UNUGUAYA
§E FtlTsor
reglos de lo sana crítico.” (véase la Base de Jurisprudencia del Poder Judicial Nacional en
www. bj n. poderjudicia l. uy)
Por su parte, en Sentencia n. L5O12016 el Tribunal Apelaciones Penal le Te
22/07/7.OLG sobre lo declarado por el acusado en forma primaria dice lo siguiente: ‘5in
duda la versión del acusodo que merece credibílidod es lo primero, por ser lo más fresco,
espontánea y coherente, en tonto fue vertida ontes de que pudiero reoccionar y
eloboror un sistema de Defensa efectivo. Como dice J. Wigmore citado por Gorphe “… en
el coso ordinorio, uno confesión hecho voluntoriamente por uno persono normal poco
después de un arresto, debe verosímilmente ser cierto” (Gorphe, “Lo Aprecioción Judiciol
de los Pruebas”, p.2{fl. (Fuente: www.bjn. poderjudicial.uy).
1.5) En el opus de GonpHe, de gran uso en estos temas, se lee: “poro hallar
declorociones obsolutomente espontáneas hobría que remontorse o los primeras hechos
por efecto del acontecimiento” (esta cita corresponde a otra edición de la misma obra de
Gonpne en la publicación del año 2004 efectuada por EditorialTemis página 313).
1.6) Es decir, en el marco conceptualteórico probatorio, tanto la doctrina como
la iurisprudencia es clara en atribuir cierta relevancia a la declaración primaria y
espontánea. Esta declaración es sin duda alguna la realizada por el Sr. Luigi Rodríguez
al finalizar el partido. Y también debe catalogarse como primaria a la declaración
efectuada por el jugador Otormín, quien espontáneamente depone sobre el aspecto
medular.
L.7) Colocada en su debido lugar procesal probatorio a estas deposiciones, o
incluso confesiones, en tanto el vínculo de estas personas con el denunciado es de tal
envergadura que naturalmente tienen un interés profesional en la defensa de la
institución para la cual son contratados por sus cualidades y calidades personales, resulta
importante abordar las declaraciones realizadas ante la Cámara de Resolución de
Disputas, órgano jurisdiccional de primera instancia.
1.8) Y sobre este punto también existe un pensamiento adjetivo claro. Las
declaraciones primarias, registradas, pueden valorarse por sí mismas, y respecto a las
posteriores declaraciones debe entenderse que se confrontan con la ya declarado, se
contradicen claramente. Esto se analizará más adelante en concreto, pero debe tenerse
presente que cuando existen declaraciones contradictorias, sospechosas, es menester

T A
lt -,\ t9 ASOCIAC¡ÓN UNUGUAYA DE FÚTAOI aver¡guar cuál de las declaraciones sucesivas merece mayor crédito, en palabras textuales de GonRne, debiendo e! decisor compararlas entre sí y confrontarlas con los demás hechos. Y analizar si además, en forma complementaria, ha ocurrido algún hecho o c¡rcunstancia para que el testigo cambie su declaración, ya sea por interés, afecto o cualquier otro hecho relevante. 1.9) En autos, las declaraciones de Luigi Rodríguez y de Otormin, posteriores, son dadas de forma no espontánea, con interés personal y profesional en la causa, por lo que, debe analizarse, a criterio de las sentencias lo declarado en forma espontánea, primaria por éste. Respecto a lo declarado por el periodista que compareció resulta irrelevante, pues en alguna medida interpreta lo que se le contesta en un sentido, el hecho a probar, que en términos generales podemos subsumir en la participación o no del técnico suspendido en el entretiempo, dando indicaciones a sus dirigidos por interpuesta persona o por vía telemática. Es un testimonio posterior, interesado en la causa (es el técnico de CLFC) donde lo importante, es lo que resulta de la respuesta dada por el Sr. Luigi Rodríguez cuando se le pregunta si tuvo contacto con el técnico titular Danilo Nuñez. Y además interpretada en ese momento y en ese lugar. 2.- EL CASO CONCRETO, LO QUE SURGE PROBADO 2.1) En lo que aquí respecta, centrando la litis en la cuestión de hecho objeto de controversia, el Club Nacional de Football denuncia que e! sábado 11 de setiembre de 202L, en ocasión de la disputa del match con el Cerro Largo Fútbol Club, correspondiente a la primera fecha del Torneo Clausura, tenía prohibida su participación, entre otros, el Entrenador (Director Técnico) de Cerro Largo Fútbol Club, conocido como Danielo Nuñez, o Luis Nuñez. A criterio del denunciante el Sr. Danielo Nuñez sí participó y se comunicó con su equipo, violentando la normativa vigente. El aspecto normativo ya fue tratado. 2.2) Nadie controvierte o niega que el Sr. Danielo Nuñez estaba cumpliendo una sanción, razón por !a cual no compareció como técnico al estadio Raúl Goyenola, y esto tampoco está en controversia, sí alega el actor que existió comunicación y que esta 23 .AL’ t ‘.0, ASOCIACIóru URUGUAYA DE FÚT8OI surge probada de Ia declarac¡ón dada por el que fuera técnico en ese part¡do puntual por parte de! demandado, Luigi Rodríguez, y de la entrevista radial donde participa, naturalmente un periodista deportivo y un jugador del cuadro demandado. Análisis delvideo donde participa e! periodista Fernández con Luisi Rodríguez 2.3)_Se le pregunta a Luigi Rodríguez: iQué te dijo Donielo en el entretiempo, si pudiste hoblor? Y Rodríguez responde:”Había que mejorar un poco en el retroceso que los cinco de nacionol nos estabon tomondo la peloto y hacían transiciones rápidos, pudimos controlor ohí porque quedábamos muy otrás de los defensas y no retrocedíomos, controlamos y bueno buscomos…” (esta respuesta es de contenido técnico sin duda alguna). 2.4) Consideraciones: al ver y escuchar el audio se aprecia claramente que no duda al responder y va directo a expresar lo que le dijo Danielo Nuñez. lnterpretar como pretende el demandado que se declaró otra cosa, que contestó cómo estaría el partido técnicamente, no es lo que surge de la propia conversación. Un diálogo no se compone solamente de la respuesta, aislada, sin e! contexto real de la situación (de la pregunta periodística). El periodista le pregunta: équé le dijo Danielo Nuñez en e! entretiempo? y el entrevistado directamente, sin más, contesta lo que le dijo, étenía la posibilidad de decir que no habló? sí la tenía, tenía la posibilidad de negar ese hecho, que todos, conocen que de algún modo, más allá de lo que jurídicamente puede decirse, es violatorio de los estatutos, claro que sí, y muy importante es que la pregunta fue qué le dijo Danielo Nuñez no como veía el partido. lntroducir que se contesta otra cosa es alterar la prueba. Esa línea de valoración probatoria, pretende generar una ficción, que la pregunta que se hizo fue otra, que no se contestó, lo cual, no fue sin duda alguno así. Enseña Cnnrr¡elurn como remedio a la falsedad probatoria, que, en el caso se trata de una ficción, es decir generar otros hechos, como medio de resistencia la inteligencia del valorador, atacando la prueba en su formación o conservación. En el caso objeto de análisis las declaraciones posteriores pretenden formar una opinión distinta en eljuzgador, pero lo único que logran es generar una especie de rectificación o corrección de la prueba espontánea (Sistema de Derecho Procesal ll Composición del Proceso, pág. 458, UTEHA). Y esa especie de retractación se 24 esocrec¡óN uRu6uAYA o¡ rúraoL relaciona con la confesión de parte. Pero advierte CrR¡¡elurrr, algo que hoy se relaciona con la disponibilidad del medio probatorio, dice: “Se trota, bajo este ospecto, de seleccionor quién está en situoción de proporcionor lo prueba en mejores condiciones pora ga ro ntiza r su fidel id o d.” El modo de interpretar los testigos sin el contexto apropiado, vinculación a la causa, padecimiento, interés persona! y profesional, inhiben cualquier especie de rectificación del testimonio o confesión, o lisa y llanamente, y menos puede pretenderse una retractación o revocación de la confesión. 2.5) Esas palabras no pueden sacarse del contexto: el partido había culminado minutos antes, fueron declaradas espontáneamente, sin presión alguna por parte del periodista y la contestación debe ser entendida y leída con la pregunta, de otra forma no puede interpretarse el diálogo. Pero existe otro elemento determinante. Análisis del audio entre el periodista deportivo Daniel Richard v el iueador Otormin 2.6) Horas más tarde, e! mismo día, luego de! partido, el periodista Daniel Richard entrevista aljugador Otormín, y allíle dice: éte enteraste que Luigi Rodríguez declaró en la televisión que en el entretiempo había hablado con Danielo Nuñez? Y este respondió: “pero por teléfono, no tiene nada de malo…”. Es decir, existe un hecho a probar, que es situvo o no participación Danielo Nuñez estando suspendido. Ese hecho es reconocido por nada menos que Luigi Rodríguez, quien supliera a Danielo Nuñez, del diálogo que mantuvieron cuyo contenido relevó ante las cámaras una vez finalizado el partido, y ello es ratificado por eljugador cuando dice que fue porteléfono y que no tiene nada de malo. 2.7lEsa es la prueba, y con ella, para el hecho a probar es suficiente, acudiendo a la sana crítica. 2.9) Las apreciaciones basadas desde el punto de vista convictivo de lo declarado en audiencia, como Io hace el CLFC o la mayorfa delfallo de primera instancia, estando en juego el interés personal, laboral y profesional de tres de las personas que declararon, no puede sobre valorarse a la espontaneidad de estos medios de prueba. 25 A LI . ,-,:fu..

*§ocrAcró§ uRrr6üAYA
D§ FI}T§SL
26
Al ver el video y escuchar los audios no puede más que conclu¡rse que se trata de
declaraciones frescas, sinceras, espontáneas, dadas sin un anális¡s prev¡o de las
consecuencias de lo que se dice. Son francas.
2.10) Otras precisiones.
No se comparte con el o quo la valoración de la prueba referida, con el respeto
que merecen por la fundada sentencia, ya que se excluye la pregunta del periodista a
Luigi Rodríguez como sino integrara la conversación. En la práctica forense importa tanto
el contenido de la pregunta como la respuesta, y no se puede escindir lo uno de lo otro.
Máxime si se hace partiendo de una declaración posterior, donde queda claro qué estaba
en juego y los intereses, naturales de las partes. Al contrario, el valor convictivo de la
prueba libremente recogida y espontánea es unívoca. En este punto asiste razón al
apelante.
Y también cuando sucumbe por la interpretación dada a la entrevista radial. El o
quo entiende que la entrevista se realiza en tono jocoso, y esto determina que no es dable
atribuirle un sentido distinto al que libremente aquellos le dieron. Es decir, claramente
hay un sentido dado, y es el siguiente: que se comunicó por teléfono el técnico expulsado
y con prohibición de participar.
En el programa donde se habría dado la comunicación horas después es de fútbol,
interviene el periodista deportivo Daniel Richard y se denomina “Locos por el fútbol”,
Ahora bien, en ningún momento surge probado lo que infiere el a quo partiendo de que
se trata de un programa humorístico, el animus iocondique no puede alegarse sin más
prueba que de una interpretación, puesto que se reitera, quien contestó no fue un actor
o tercero sino un partícipe directo del motch que dejó plasmada en la grabación que se
comunicó por teléfono. Concluir otra cosa del audio resulta contrario a la interpretación
natural, espontánea que surge de oírlo.
Finalmente, las referencias al modo de interpretar el silencio tampoco son de
recibo, por la sencilla razón de que la prueba rendida en video donde surge la declaración
espontánea del técnico del partido no contiene silencio, todo lo contrario, se trata de la
contestación de lo acaecido en los hechos.
Más aún.
ASOCIAC¡óN URUGUAYA
DE FI,TsOt
2.11) De la lectura del Acta de audiencia de fojas 386 se aprecia, lamentablemente
no del todo, al ser transcripta, una audiencia donde el interrogatorio generó diálogos
entre el testigo y las partes y los abogados. En un momento incluso se dice que no se va
a generar más problemas y el periodista Fernández expresa:
“A mí esto me alectó mucho en lo personol debído o todo lo que me ho pasodo
después, me han llegado un montón de mensojes, pero bueno, yo sé que todos estomos
expuestos verdad, lo que quíero dejor en claro es que yo en ningún momento obré de
molo fe poro ningún lado, tan solo quise hacer mi trobojo de lo mejor monero.”
El testigo está claramente afectado en su declaración y concretamente se siente
cuestionado por haber preguntado como periodista algo, que por la contestación puede
acarrear otras consecuencias. Por lo que, el testigo claramente afectado por la situación
debe ser ponderado, véase que aclara: “no obré de malo fe”. Lamentablemente, el otro
periodista no concurrió a declarar.
2.12) Escindir la pregunta de la respuesta, si bien es un arma válida, solo de tomar
por ejemplo la foja 388 cuando se le pregunta al testigo Danielo Nuñez iPor qué no pudo
dirigir el portido contra Nocionalel posodo 77 de setiembre en elOoyenolo?,y contesta:
Tenía una suspensión por dos partidos,…etc., no puede entenderse que en realidad no
contestó la pregunta, puesto que sí la contestó explicando el motivo. Cuando el periodista
le pregunta a Luigi Rodríguez qué le dijo Danielo Nuñez en el entretiempo, él contesta
con un tiempo verbal perfecto: “Habío que mejoror un poco en el retroceso que los cinco
de nocional nos estaban tomando la pelota y hocíon transiciones rópidas, pudimos
controlar ohí porque quedábomos muy atrás de los defensos y no retrocedíomos,
controlomos y bueno buscomos… “, cerrando así una contestación clara sobre lo
preguntado, que contiene el análisis profesional de lo que “había” que hacer: mejorar en
el retroceso, etc.. y se reitera no puede escindirse la respuesta de la pregunta. Se trata
de una entrevista y ese es el material probatorio, no declaraciones aisladas.
2.13) En definitiva las declaraciones realizadas ante la CRD no logran desvirtuar la
prueba principal referida, la cual debe ser apreciada de acuerdo a las reglas de la
experiencia y de la sana crítica.
Señala Tenurro que “Lo individualizoción del hecho jurídicomente relevonte está
evidentemente dentro de lo “preparación de las premisos” de la decisión y no derivo de
27




esoc¡ac¡óN URUGUAYA
o¡ rúreoL
un simple juego deductivo sino de uno complejo operoción que llevo o lo “construcción del
caso”, es decir, o la individuolizoción del hecho que constituye el objeto específico de lo
decisión. Esta operoción verso sobre lo conexión entre normo y hecho, pero no en el
sentido de limitorse o constotor uno correspondencio, sino en el sentido de constituir una
correspondencio entre hecho y normo que permita decir que eso normo, en uno de sus
significodos resultontes de lo interpretación, colifico jurídicomente ese hecho, que es
relevonte respecto o eso norma y que fundomentoría lo decisión en lo medido en que
resulto probodo en juicio.” (Taruffo, Mchele “La prueba de los hechos” Editorial Trotta
Segunda Edición páe. 99).
En infolios, la parte actora, logró probar el hecho jurídicamente relevante, que era
la comunicación y participación entre el técnico suspendido y técnico que asumió el rol
en el partido. Ese hecho constituye el objeto específico de la decisión, en el sentido de si
debe ser admitida esa conducta a la luz de la normativa vigente y aplicable.
2.14) De acuerdo a las normas que resultan aplicables, artículos 54.1 del Código
Disciplinario, artículos L24bisy L28 del Reglamento General AUF, acudiendo a la sana
crítica como criterio, siendo que las premisas de ésta ” Están constituidos …por los reglos
de lo lógico, bosodos en lo ciencio, en la experiencio y en la observoción, que como se ha
dicho que, ounque no defendidos por lo ley, suponen la existencio de ciertos principios
generales que deben guior en coda coso la oprecioción de la pruebo; que excluyen por
ende, lo discrecionolidod obsoluto del juzgador…” (Vescovi, De Hegedus, Klett, Simón,
Pereira Código General del Proceso, Tomo lV pág. 120).
A criterio de los firmantes, se cumple con e! criterio de la sana crítica de acuerdo
a la valoración probatoria efectuada, atendiendo y priorizando lo que surge de las
declaraciones espontáneas, primarias, sin los intereses naturales en juego, desprovistas
de toda preparación o afectación.
Recuérdese que de la prueba resulta que Rodríguez declaró en la emisión de
Tenfield una vez finalizado el encuentro y ante la pregunta del periodista “qué te dijo
Danielo en el entretiempo” respondió: “Había que mejorar un poco en el retroceso, que
los cinco de Nacional nos estaban tomando la pelota y hacían transiciones rápidas,
pudimos controlar ahí porque quedábamos respondió: “muy atrás de los defensas y no
retrocedíamos, controlamos y bueno, buscamos…”
28


ASOCIACIóN URUGUAYA
DE FÚTBOL
Y el jugador Otormín en un programa radia! de esa noche ante la pregunta “éte
enteraste que Luigi Rodríguez declaró en la televisión que en el entretiempo había
hablado con Danielo Núñez? Respondió “pero por teléfono, no tiene nada de malo.”
Sin ánimo de reiterar: ambos coinciden en señalar que existió una comunicación
telefónica con el Sr. Núñez y hasta qué indicaciones dio. Se comparte el criterio de tomar
como válidas por su frescura y espontaneidad las declaraciones hechas por radio y TV
inmediatamente después del partido y no las prestadas en audiencia una semana
después, por estar inevitablemente teñidas de elementos que inciden en su neutralidad
y equilibrio.
2.15) Enseña CoutuRe: ” Los reglos de lo sono crítíco son, dnte todo, los reglos del
correcto entendimiento humono. En ellas interfíeren los reglas de la lógico, con los
reglos de lo experiencía del juez, Unos y otras contribuyen de igual manera o que el
mogistrado puedo analizor la pruebo (ya sea de testigos, de peritos, de inspección
judiciol, de confesión en los casos en que no es lisa y llano, con orreglo a lo sqna razón y
o un conocimiento experimentol de los cosas. (Fundamentos de Derecho Procesal Civil,
4ta. Edición, Editorial BdeF pág. 221).
En la apreciación de la prueba que vienen de referirse, la valoración de la misma
a través de las expresiones audiovisuales de los involucrados resulta, absolutamente
pertinente ya que no se advierte la existencia de norma alguna que retacee su eficacia
con relación a las posteriores declaraciones vertidas en audiencia.
Asimismo, a criterio de los firmantes, los fallos en que se fundan ambas partes,
tanto la parte actora para acreditar la pérdida de puntos en otros casos, como la parte
demandada, son casos distintos al caso planteado y las pruebas rendidas también lo son,
contándose con videos y audios de los part¡c¡pantes en este caso concreto.
Y también ambas partes insisten en forma seria y fundada en los mismos artículos
adjetivos sobre la carga de la prueba (art. 139 del Código General del Proceso, aplicable
por remisión) y de la valoración de la misma (art. 140 ejusdeml. Todo lo que ya es tratado
en el presente, en el sentido claramente referenciado.
2.16) De la aplicación de! derecho al hecho probado.
La conducta probada en autos consiste en la participación y comunicación del
técnico suspendido Sr. Danielo Nuñez con el Sr. Luigi Rodríguez, lo que contraviene los

DISCORDIA DE LOS DRES. CARLOS MATA y HUGO LENS.
Han transcurrido apenas 7 meses desde que la Comisión de Apelaciones, CON
LA INTEGRACION ACTUAL. manifestó por UNANIMIDAD: “10.- Pesa en la
opinión de la Comisión de Apelaciones además, un principio básico de
filosofía deportiva: la regla es que los puntos se ganan en la cancha. La
pérdida de puntos “en la Liga” debe ser siempre de aplicación restrictiva.
En caso de duda, no deben quitarle los puntos al que ganó el partido en la
cancha” (Fallo fechado 22 de febrero de 2021, autos: Club A. Atenas c/Club Villa
Teresa”, Expediente: 17 y 18 12021).
Los firmantes reafirmamos el citado “principio básico de filosofla deportiva” lo
que nos lleva a no acompañar el fallo resuelto por la mayoría, el cual
consideramos ilegítimo por arbitrario, injusto y violatorio de los principios
elementales del procedimiento sancionatorio, así como de las normas jurídicas
aplicables. A continuación expondremos las razones de nuestra discordia.
l. El fallo que acordó la mayoría además de romper con un principio que dijo
privilegiar 7 meses atrás, es además de otras singularidades, extremadamente
innovador. Tanto que es la primera vez en la historia del Fútbol que se sanciona a
un equipo porque su Director Técnico suspendido habría participado de un
partido de fútbol, pese a que se encuentra acreditado en el expediente que
dicho director técnico, NO SE ENCONTRABA EN EL ESTAD¡O DONDE SE
DISPUTÓ EL PARTIDO.

  1. En todos los casos que se conocen de reclamo de puntos, por la presunta
    actuación de Directores Técnicos y otros Auxiliares lnhabilitados, refieren a
    I
    situaciones en las cuales los DIRECTORES TECNICOS O AUXILIARES SE
    ENCONTRABAN DENTRO DEL ESCENARIO DEPORTIVO donde se dESATTOIIó
    el encuentro. Esta es la primera vez entonces que se sanciona a un Director
    Técnico inhabilitado por su supuesta participación en un partido, pese a que está
    acreditado que dicha persona se encontraba en un Hotel viendo el partido por
    televisión.
    Como conclusión de lo expuesto cabe referir que es absolutamente falso que
    exista algún antecedente similar a este caso y carecen por tanto de toda
    relevancia los antecedentes que agregó el reclamante en su demanda, pues
    reiteramos, no existió ningún caso anterior en que se atribuya participación en el
    encuentro, respecto de alguien que no estaba en el Estadio.
  2. El fallo acordado por la mayoría viola todas las normas aplicables, y muy
    especialmente las previsiones de los arts. 124 bis y 128 del Reglamento General
    y la norma interpretativa votada por UNANIMIDAD DE LA ASAMBLEA GENERAL
    EXTRAORDINARIA de fecha 10.02.2015.
    3.1. El art. 128 del Reglamento General establece que un técnico suspendido no
    podrá “participar” sin haber cumplido la pena impuesta. La sanción por violar la
    prohibición le ocasiona al equipo al que pertenece la pérdida de los puntos en
    disputa.
    3.2. A su vez el art. 124 bis del mismo cuerpo normativo establece que se
    considerarán técnicos, asisfenfes técnicos y/o auxiliares inhabilitados /os gue se
    hallen en las siguientes condiciones:
    2
    a) La inclusión, participación y/o ingreso al campo de juego en un paftido, del
    Director Técnico principal de un club sin contrato registrado con dicha lnstitución.
    b) La inclusión, participación, y/o ingreso al campo de juego en un partido, de
    Técnicos, asisfenfes técnicos y/o auxiliares, de un club que tuvieran sanciones
    pendientes.”
    Agrega a su vez dicho artículo que los clubes que incluyeran, dejaren participar o
    ingresar a un partido a técnicos, asistentes técnicos y/o auxiliares, en las
    condiciones de los literales anteriores, perderán los puntos en disputa, los que se
    adjudicarán al club adversario.
    3.3. Como consecuencia de la disposición que venimos de transcribir
    parcialmente, resulta relevante determinar qué debe entenderse por inclusión,
    participación ylo ingreso al campo de juego.
    Es así que para prevenir litigios innecesarios, derivados de distintas
    interpretaciones que podrían realizarse, con buen criterio en la Asamblea
    Extraordinaria de fecha 10.02.2015, por unanimidad, se resolvió interpretar en
    forma auténtica dicha normativa estableciendo que: ‘§e considera que un
    técnico con sanciones pendientes incurre en la conducta prevista en el art.
    124 bis literal b) del Reglamento General si:
    lnclusión: Sies incluido en elformulario del partido.
    Participación: En el caso de técnicos y asistentes técnicos, si ingresan al
    vestuario de su equipo en el escenario deportivo donde se disputa el
    encuentro, si participan en charlas técnicas dentro de los escenarios
    J
    deportivos donde se dispute el partido, antes o durante el transcurso del
    partido.
    “(. .. .)”
    lnqreso al campo de iueqo: Si antes o durante el transcurso del partido,
    ingresan al campo de juego.
    Racing Club de Montevideo expresa que la limitante debe ser a desarrollar o
    realizar actos propios de su condición profesional. “
    Pues bien, de lo dispuesto por el art. 124 y 128 del Reglamento General,
    conforme a la interpretación auténtica sancionada por unanimidad en la Asamblea
    General Extraordinaria,
    UNA INFRACCION A QUIEN N¡ SIQUIERA SE ENCONTRABA EN EL ESTADIO
    DONDE SE D¡SPUTÓ EL PART¡DO.
    3.4. Para demostrar lo insólito y absurdo del fallo, vayamos examinando una a
    una todas las posibles conductas “sancionables”, y el lugar, no controvertido por
    el reclamante, en el cual se encontraba el presunto infractor, Sr. Danielo Núñez
    INCLUSIÓN: Resulta obvio que el Sr. Danielo Núñez no fue incluido en el
    formulario del partido.
    PARTICIPACIÓN: Veamos uno a uno los dos supuestos que se prevén,
    atendiendo al lugar al cual se refiere la definición de participación.
    confrontándola a su vez con el luqar. no cuestionado. en el cual se
    encontraba el Director Técnico suspendido. durante el transcurso de!
    partido en cuestión. En primer término, parece claro el Sr. Danielo Núñez mal
    pudo ingresar al vestuario de su equipo si no se encontraba siquiera en el Estadio
    4
    Goyenola. En segundo lugar, y por la misma razón, tampoco pudo participar de
    “charlas técnicas” dentro del escenario deportivo, antes o durante el transcurso
    del partido, cuando en ese mismo momento se encontraba en un Hotel alejado
    del Estadio.
    Es de toda evidencia pues, que cualquier intérprete de buena fe, y
    desapasionado, debe concluir que el Sr. Danielo Núñez no pudo materialmente
    incurrir en ninguna de las situaciones previstas en la norma interpretativa.
    3.5. Y bien, desde el momento en que el Sr. Danielo Núñez no incurrió en ninguna
    de las conductas descriptas en el art. 124 bis del Reglamento, interpretado
    auténticamente por la unanimidad de la Asamblea Extraordinaria del 10.02.2015,
    la conclusión sólo puede ser una, y SIN NINGUN MARGEN DE DUDA:
    constituye un atropello jurídico despojar al Club Cerro Largo de los puntos
    ganados en el terreno de juego.
    3.6. Sabiendo que resulta demasiado evidente que el Sr. Danielo Núñez no pudo
    incurrir en la figura infraccional que a toda costa se le quiere imponer, algunos
    recurren a las interpretaciones más insólitas. Una de ellas nos quiere “enseña/’
    que en realidad la definición de PARTICIPACIÓN que interpretó por unanimidad
    el órganolegislativodelaAUF,sóloaplicaal art. 124,pero el art. l2Squehabla
    de participar, esto ya sería una cosa distinta, y mucho más amplia, no se sabe
    bien cuánto, pero sin duda lo suficiente como para atrapar la conducta del Sr.
    Danielo Núñez que se encontraba en un Hotel alejado del Estadio .
    Aunque sabemos que no es necesario, porque sin duda quienes desarrollan esas
    ingeniosas interpretaciones bien lo saben, debemos mencionar para aquellos que
    5
    lo lean y no tengan formación jurídica, que nuestro Código Civil recoge un
    principio general de interpretación de los textos jurídicos que expresa lo siguiente:
    .Aft. 1299. Las cláusula equívocas o ambiguas deben interpretarse por medio de
    los términos c/aros y precisos empleados en otra parte del mismo escrito,
    cuidando de darles no tanto el significado que en general les pudiese convenir,
    cuanto elque conesponde por el contexto general”.
    En buen romance, y pocas palabras, esto significa que si en el Reglamento
    General el alcance de la palabra “participación” referida a un Director Técnico
    como conducta reprochable fue interpretado en forma auténtica por la Asamblea
    cada vez que en otros artÍculos del mismo cuerpo normativo se refieran a
    participación (o participar) como conducta reprochable de un Director Técnico no
    pueden darle un alcance distinto a aquel que resulta de la interpretación auténtica.
    3.7. Como parte de las ingeniosas interpretaciones también se ha hecho
    referencia al art. 54.1 del Código Disciplinario, con especial énfasis de que allí se
    establece que no se puede participar por NINGUN MEDIO.
    En primer lugar si lo que se está pretendiendo decir es que en realidad se está
    frente a una infracción del art.54.1. del Código Disciplinario, y no frente a una
    infracción a una norma prohibitiva del Reglamento General, no correspondería
    entonces aplicar la sanción de pérdida de puntos, puesto que esta sanción no
    está prevista en el Código Disciplinario como consecuencia a la infracción de
    aquel artículo. Cualquier intento de aplicación de una sanción, mediante una
    supuesta integración analógica, resulta de franco rechazo por contravenir
    principios de raigambre constitucional.
    6
    Sin embargo, y en segundo lugar, es obvio que el Código Disciplinario en realidad
    lo que establece es una autorización al Director Técnico para ver el partido desde
    la gradas, pero estableciendo al mismo tiempo la prohibición de comunicarse por
    cualquier medio con el Equipo. Nuevamente debemos llamar la atención respecto
    al hecho, no cuestionado por el reclamante, de que el Sr. Danielo Núñez no se
    encontraba ni en las gradas, ni siquiera en el Estadio Goyenola sino en un Hotel
    alejado del lugar. Nuevamente los intérpretes olvidan que la norma sancionatoria
    reclama en todos los casos la verificación de hecho constitutivo en un
    determinado ámbito espacial, situación que en ningún caso se da en el caso en
    examen.
  3. El análisis de la prueba deja en evidencia la falta de razonabilidad del fallo
    acordado por la mayoría de la Comisión pues, a juicio de quienes suscriben esta
    discordia, tampoco se encuentra acreditado el hecho material que se imputa, el
    cual como ya vimos, aunque se hubiera probado más allá de cualquier duda
    razonable, en ningún caso constituirfa una infracción punible de acuerdo a la
    normativa existente.
    4.1. Lo anterior expone con claridad la inconsistencia del fallo con las normas que
    rigen la situación de hecho puesto a resolución de la Comisión y validaría lo
    afirmado por el reclamante con relación a que le habilitarfa a ganar los puntos
    fuera del campo de juego, o como comtinmente se podría denominar, ganar con
    la intervención ‘de los goleadores de traje y corbata”. Y las probanzas en que se
    apoya semejante pretensión, son dos entrevistas periodísticas realizadas a
    7
    dependientes de la lnstitución (al Ayudante Técnico Sr. Luigi Rodríguez y al
    jugador Sr. Leandro Otormin).
    4.2. En la primer entrevista, televisiva, se le pregunta al Ayudante Técnico Sr.
    Luigi Rodríguez, “Qué te dijo Danielo durante el entretiempo”. Y es cierto que no
    dijo, no, no me llamó, pero tamgoco en ninouna parte de la entrevista dijo. “me
    indicó”: “me diio”: “me comentó”. Y la resDuesta a “Qué te diio Danielo…” no
    comenzó con la coniunción: “Que…”. que debería usarse en respuesta a una
    prequnta como la anterior. Al respecto nos remitimos a la transcripción de la
    respuesta que realizan ambos contendores (Capítulo C de la demanda a fs.2 y
    que es coincidente con la transcripción realizada en la contestación de la
    demanda, No23, fs. 43 vto.). El Sr. Luigi Rodríguez se refirió en cambio a
    situaciones y ajustes durante el partido, pero sin referirlo como algo que le fue
    transmitido a él por otra persona. Esto claramente fue percibido por el Sr.
    Gabriel Hernández, periodista que lo entrevistó. El mismo brindó testimonio en el
    expediente, y fue intensamente preguntado por los abogados patrocinantes del
    Club Nacional de Fútbol. En lo sustancial le preguntaron si él le preguntó al
    Ayudante Técnico Sr. Luigi Rodríguez “Que te dijo Danielo en el entretiempo, si es
    que pudiste hablar ?”. Al contestar afirmativamente le solicitaron que expresara
    qué le respondió el Sr. Luigi Rodríguez y el testigo respondió: . Yo le hice una
    pregunta y el entrevistado respondió lo que él quiso responder. En ningún
    momento respondió lo que yo le pregunté.” El abogado del Club reclamante
    insiste y vuelve a preguntar lo mismo, y el testigo responde: .Como le dije no
    recuerdo con exactitud lo que respondió, lo que recuerdo es gue dijo que había
    I
    que ajustar líneas entre otras cosas. En ningún momento respondió lo que yo le
    pregunté.”(fs. 386 y ss del expediente).
    Para nuestra sorpresa la mayoría del Tribunal interpretó que lo que dijo el
    periodista en su declaración no sólo una, sino varias veces, en realidad no se
    ajusta a la realidad, que, para la mayorla de la Comisión, es que el periodista no
    se dio cuenta, pero el Sr. Luigi Rodríguez sÍ le respondió, y le confirmó que
    efectivamente el Sr. Danielo Núñez se comunicó y le dijo “que……’. S¡ no fuera
    asf de ninguna manera podrían haber dado por acreditado un hgghg_ggg
    iustamente resulta cuestionado por uno de los pocos testiqos imparciales
    que depusieron en el expediente. Ahora, en qué se basan para desmentir al
    periodista, es realmente una incógnita. Nos encontramos pues frente a un criterio
    de valoración probatorio absolutamente cuestionable y sin anclaje en nuestro
    derecho positivo, más propio de la libre convicción, o certeza intuitiva, que de la
    aplicación de las reglas de la sana crltica.
    4.3. El último elemento de prueba supuestamente decisivo para obtener un fallo
    imposible, por cuanto aún cuando se hubiera acreditado el hecho no encuadra en
    la previsión normativa de participar y por lo tanto no resultarfa punible, refiere a
    una entrevista radial realizada a un jugador del plantel de Cerro Largo.
    Creemos que es improbable sino imposible que razonablemente y con un poco
    de sentido común, puede tomar seriamente como prueba semejante entrevista,
    realizada en un programa con toques de humor, totalmente descontracturado,
    donde además le brindan al testigo una versión falsa como si fuera verdadera, a
    partir de la cual el testigo, con total desconocimiento de lo acontecido, sólo puede
    9
    atinar a dar la primer respuesta que le viene en mente. Repare el lector que al
    jugador Sr.Leandro Otormin, se le hace la pregunta luego de que se le da como
    cierto el hecho cuestionado v a ser probado, de todo lo cual él no tenía
    conocimiento alguno. Su respuesta está claramente afectada por un vicio que la
    invalida. Preguntado luego en sede jurisdiccional, dijo haber respondido con
    ironía, y lo más importante niega haber visto que el Sr. Luigi Rodríguez o
    cualquier otro integrante del equipo utilizaran un teléfono durante el entretiempo.
    4.4. En el caso no se pude dejar de señalar que la mayoría de la Comisión, de
    manera lisa y llana, pretende invertir el principio de la carga de la prueba, es decir
    el que alega algo debe probar, por lo cual lo que debería probar el reclamante
    pretende que lo realice mediante una prueba negativa la otra parte, lo cual es
    inadmisible. El reclamante quiere convencer de que hubo un contacto telefónico
    entre el Director Técnico suspendido y su Ayudante Técnico durante el transcurso
    del partido. Sin embargo no solicitó ninguna prueba orientada a ello. No se
    acreditó la existencia de ninguna llamada recibida en el celular del Sr. Luigi
    Rodríguez durante el partido. Una prueba tan obvia como esa estaba al alcance
    de cualquiera que quisiera acreditar la existencia de un contacto telefónico entre
    dos personas. La simple negativa de éstas a facilitar tal medio de prueba
    (impidiendo el acceso a la información de su prestador de telefonía, el día y hora
    en que transcurrió el partido), hubiera sido ya un indicio fuerte de la verosimilitud
    del hecho que se quería probar. Sin embargo, como dijimos, ningún esfuerzo
    probatorio realizó el reclamante en ese sentido. Y recordemos que sobre él y no
    l0


Deja un comentario